Conectarse

Recuperar mi contraseña

Khaled
Director
webmasterPerfilMP
Theta Sigma
Profesor
AdministradorPerfilMP
Seth Owens
Estudiante
AdministradorPerfilMP
Últimos temas
» Limpieza de afiliados
Miér Mayo 11, 2016 9:58 pm por Invitado

» He vuelto
Jue Mar 05, 2015 8:15 pm por Rath Vogart

» Reglas generales.
Lun Mar 02, 2015 9:51 pm por Erick Grayson

» Other World [RPG Anime (Saint Seiya, Inuyasha, Naruto)] afiliación normal
Jue Dic 18, 2014 12:15 am por Invitado

» Murikami Gakuen Rol [Élite - Apertura]
Mar Nov 18, 2014 10:55 pm por Invitado

» Xero lux | petxamo [Elite]
Jue Nov 13, 2014 11:16 pm por Invitado

» busqueda de rol
Jue Nov 06, 2014 9:30 pm por Rath Vogart

» Como el día esta aburrido, vamos a hacer una orgía
Lun Oct 06, 2014 9:12 pm por Rath Vogart

» busco compañera de rol
Sáb Sep 20, 2014 1:09 am por Rath Vogart

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 25 el Jue Ene 01, 2015 9:05 pm.
Human Desire
Mejor expediente
GANADOR
Mejor personaje
GANADOR
Mejor posteador
GANADOR
Mejor estudiante
GANADOR
Mejor profesor
GANADOR
Mejor uke
GANADOR
Mejor suke
GANADOR
Mejor seme
GANADOR
Human Desire es un foro construido en base a la loca imaginación de la webmaster y su necesidad por el porno (?) las imágenes, tablillas y otras cosas pertenecen a sus dueños, sin embargo todas las modificaciones han sido hechas por la webmaster para este foro, el robo o copia de los mismos se considera una putada directa a la creatividad en sí. Si te gusta mi foro únete, no robes... no seas un hijoputa.

Algo fuera de lo usual –Priv. Nox-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Algo fuera de lo usual –Priv. Nox-

Mensaje por Lómion Leygraf el Miér Abr 02, 2014 7:55 am

El suave canto de las aves apenas empezaba a resonar dentro de aquel bosque, anunciando la pronta salida del sol mientras el viento soplaba de forma suave, casi como suaves caricias que arrullaba a cada ser para que empezaran a despertar, o tal vez, solo era esa la forma de interpretar aquel momento para el Elfo, el cual solía siempre desaparecer de aquel instituto donde daba sus conocimientos y ayudaba a otros seres para obtener algunos bienes monetarios y seguir con su misión de ayudar a mantener y devolver el equilibrio de la flora y fauna que se estaba perdiendo en todo el mundo, pero el debía hacerlo solo Somerset, ya que sus antiguos compañeros no pudieron soportar la vida distorsionada y banal que tenían los pobladores de aquella ciudad para obtener grandes ganancias de dinero, ya que parecía que toda la ciudad se mantenía gracias al sexo, como una rama mafiosa que hacia todo bajo la oscuridad, manteniendo su secreto donde solo los de alto poder de otros países podían enterarse para invertir más, siendo una trata de personas para satisfacer el placer carnal.

Pero él prefería no meterse en nada de eso, ser parte de la población que se suponía que no sabía nada de lo que sucedía, aun cuando el ya conocía todo el mecanismo que se usaba, prefería marcar ingenuidad en el tema, seguir fingiendo que no sabía nada para no involucrarse en algo que no deseaba y que podría intervenir en su misión, así que prefería ser solo un trabajador ante los ojos de los demás, manteniendo sus propios asuntos en secreto.

Y eso era lo que estaba haciendo en ese momento, observaba el crecimiento de lo que había plantado, siendo ayudado por sus pequeñas invocaciones espirituales, las cuales tenían forma de hadas coloridas, las cuales volaban por toda la zona, dejando escapar suaves sonidos que solo el podía interpretar, anotando todo en su libreta, agradeciéndoles con una pequeña y tierna sonrisa a esos seres antes de que se fueran para seguir observando que todo estuviese en orden como cada mañana, pero mientras avanzaba, una pequeña hada se le acerco alterada, ya que había algo inusual en aquellos bosques olvidados por la humanidad, y los cuales solo volteaban a ver cuando deseaban agrandar mas sus poblaciones.

Pero solo extendió su mano para que este pequeño ser se apoyara en ella, susurrándole que se calmara mientras iba hacia la dirección que le estaba indicando la pintoresca hada de hermoso color azul celeste tintineante.

Y así fue, saliendo de aquel frondoso bosque llego a un prado de hermosas flores, donde los insectos revoloteaban, pero el problema no era nada de aquello, a la lejanía se podía ver la silueta de otro ser de pequeña estatura bajo el único árbol que había en esa zona, así que mientras seguía tranquilizando a su pequeña invocación, se iba acercando para poder saber quién era la criatura que se había aventurado o tal vez perdido en aquel lugar, pero al estar cerca, a dos cortos pasos de distancia de aquel cuerpo, distinguió a la figura como uno de los estudiantes de aquella escuela donde trabajaba –Esta bien,… No es nadie malo- Le susurro al celeste cuerpo, antes de darle una pequeña mirada divertida para que despertara al bello durmiente, siendo el pequeño ser travieso al posarse sobre la nariz de este, así como las demás hadas que habían llegado con sus reportes, pero al ver aquel cuerpo, curiosas se apoyaban sobre él, picando al durmiente con sus pequeños dedos, casi como si fuera el ser más extraño que hubiesen visto.


.
avatar
Lómion Leygraf
Doctor
Doctor

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 03/03/2014
Localización : Siempre esperándote en la enfermería.

Ver perfil de usuario http://preubenprussia.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Algo fuera de lo usual –Priv. Nox-

Mensaje por Nox el Miér Abr 02, 2014 10:00 am

La luz del sol es la cosa más absurda y extraña, sin mencionar incómoda y persistente: nada agradable si se planea tomar un descanso en, digamos, la azotea del instituto o la banca de un parque, que para todo caso serviría su propósito. Incluso el gran almendro en los jardines se me figura totalmente inútil; el día de hoy el sol está imperdonable.

Suspiro cansinamente, colgando despreocupadamente el maletín escolar por detrás del hombro, la camisa con un lado de fuera y con los últimos botones deshechos y la melena hecha una reverenda calamidad. No me veo diferente a ningún otro día, antes o después de clase, pero ahora da la casualidad que mis lecciones acaban de finalizar. Fue una pesadilla quedarme la duración completa de cada una de ellas, sobre todo las de conocimiento general -ni siquiera pude dormitar un poco, el instructor verdaderamente no tuvo piedad-, pero por el momento preferiría no tener que ir a detención -ni a las mazmorras, gracias- por hacer novillos durante todo el semestre. Trato de no pensar en el hecho de que honestamente se está viendo como que voy a pasar el semestre entero aquí, aún considerando que sólo venía a cazar e irme de inmediato; una operación fácil, parecía entonces.

'Realmente necesito una siesta', pienso con otro suspiro; uno más largo y cansado para acentuar mi sufrimiento. Sin la azotea o el parque me veo escaso de opciones. No tengo una habitación estudiantil, en realidad, porque nunca hice el trámite y de alguna manera el personal del instituto aún no cae en cuenta -y con la insensata cantidad de estudiantes no me sorprendería que nunca lo hicieran-. Usualmente paso las noches bajo el almendro, ya descartado, o sobre la azotea, si tengo suerte y el bedel se descuida lo suficiente, pero creo que ya remarqué que el problema es que es de día y el sol está mortal.

Entre pensamientos miserables y maldiciones silenciosas se me ocurre que podría ir al cementerio y aprovechar la estructura abandonada que en otros tiempos era una iglesia o algo así, pero de inmediato lo descarto. Odio los cementerios con una pasión profunda, y las iglesias me ponen irritable. Más aún. Recuerdo haber oído de un castillo abandonado o algo así, y si mi memoria no me falla -y no lo hace- está muy, muy dentro del bosque. Se oye bien, y lánguidamente decido que será mi lugar de siesta provisional.

Pero desde luego no consideré la inmensidad del bosque.

No creo estar más adentro que unos diez u once kilómetros antes de darme por vencido y decidir tirarme bajo la sombra de un árbol gigantesco. Probablemente no sea un edificio, pero en la espesura del bosque y bajo el gran acirón que domina el área el sol es algo casi ajeno, apenas iluminando tenuemente por entre las diminutas e inusuales ranuras de sus pobladas ramas. Para mí esto es más que perfecto, y me extiendo de lo más a gusto sobre el cosquilleante césped verde que convenientemente no está muy crecido. Huh, afortunado. Bostezo perezosamente antes de caer dormido, mi facilidad para adentrarme al mundo onírico verdaderamente sorprendente incluso para mí.

Experimento un sueño, aunque en realidad son más que nada simbolismos incomprensibles, y como es de esperarse no los recuerdo después. 'Después' siendo este justo momento, cuando siento algo picarme la nariz con insistencia. Frunzo el ceño aún con los ojos cerrados, e instintivamente intento alejar la sensación con una sacudida de mi mano sobre el punto. Se va un segundo, antes de regresar con toda intensidad, y esta vez no puedo evitar estornudar, levantándome para quedar sentado. Esnifo y me froto la cara, confundido, y cuando abro finalmente los ojos estoy más que perdido.

¿Qué dem...?—hay algo en frente de mí. Algo diminuto y brillante y con alas. Muchos de esos algo—¡Mierda! ¡Estas polillas son enormes!—voceo estúpidamente. Los insectos sueltan unos chillidos alterados, casi como si estuvieran reclamándome, y el grupo entero se acerca peligrosamente a mi rostro, forzándome a retroceder hasta quedar apoyado contra el tronco del arce real—. ¿Q-que mierda...?—tartamudeo con nerviosismo.

La escena entera es bastante perturbadora, si lo he de decir yo, y se torna más retorcida cuando noto que las 'polillas' tienen una apariencia un tanto humanoide, aunque definitivamente más cercano a lo elfino. 'Hadas', identifico con un sobresalto. Por el rabillo del ojo aprecio la figura de alguien más e involuntariamente doy un pequeño salto en mi lugar. ¡¿Pero qué mierda está pasando aquí?!

¡Puta mierda! ¿Podrías al menos toser para que sepa que estás ahí?—siseo con furia, sosteniendo una mano contra mi pecho. El chillido de las hadas se vuelve más potente y de pronto tengo la cara llena de alitas golpeteándome y diminutos dedos afilados picándome las mejillas—. ¡Ungh! ¡Y haz algo con tus amigas, quieres!


avatar
Nox
Estudiante
Estudiante

Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 18/03/2014
Localización : No bajo tu cama, definitivamente no ahí.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Algo fuera de lo usual –Priv. Nox-

Mensaje por Lómion Leygraf el Dom Abr 06, 2014 7:54 am

Observaba como aquellos pequeños seres ya inexistentes hacían de las suyas, jugándole pequeñas bromas al bello durmiente al hacerle pequeñas trenzas en el cabello, otros le picaban la nariz para ver si estornudaba o simplemente manoseaban aquel rostro que parecía disfrutar de su sueño, aunque no por mucho si aquellas pequeñas hadas seguían haciendo aquello, pero lentamente quito su mirada de aquella escena, observando aquel hermoso prado lleno de flores silvestres, las cuales dejaban salir un exquisito aroma, la cual eran como hondas que rodeaban a quienes estaban ahí, pero era un aroma que se combinaba con el que desprendía el joven que descansaba en el pasto, muerte.

Una combinación extraña, pero gracias a eso podía deducir a que familia pertenecía aquel joven, una muy alejada y a la vez tan cerca de lo que el amaba, ya que la vida y la muerte siempre iban de la mano, más cerca de lo que todos podían imaginar. Lentamente se alejo un par de pasos silencioso sobre la hierba, olvidándose de aquel joven un momento al admirar el trabajo de aquellos insectos que revoloteaban en busca de polen, sin miedo a que las aves bajaran, pero sus pensamientos fueron interrumpidos por aquel grato sonido de un estornudo, sabiendo que aquellos pequeños seres ya habían hecho de las suyas, pero sin decir nada, solo se volvió a acercar, queriendo reír por aquella reacción por parte del contrario, pero sobre todo al escuchar las quejas de las hadas al ser admirablemente confundidas por unos insectos que si bien habitaban el bosque, no poseían ese tipo de color y brillo.

¿Pero porque no detener aquella batalla entre las hadas y el joven?, fácil, le era tan divertido y tonto lo que estaba sucediendo, que si hubiese querido hubiera saltado hacia una de las ramas de aquel hermoso y viejo árbol que sentía que reía ante la situación, aun cuando también lo estaba regañando por su comportamiento infantil, así que solo se encogió un poco de hombros, lanzándole una mirada al gran árbol como si fuera alguien que estaba recibiendo un sermón y quisiera que parara al sentirse regañado, pero al oír aquel sonido del pasto ser aplastado volteo a ver al joven, notando no solo por sus palabras poco refinadas el que por fin lo había notado, si no por aquellos orbes desorbitados, escuchando aquel corazón palpitante por el susto –Me disculpo por eso- su voz, aun cuando había parecido un susurro, marco su arrepentimiento mientras veía como el joven ahora si estaba en aprietos, porque las Hadas cuando se enojaban de verdad, eran más peligrosas de lo que parecían –Sylphide, Ailyth, Zus’da, Ne’les y Lorieth, es suficiente- Exclamo esta vez con más fuerza, extendiendo su mano para hacerlas desaparecer, excepto a una, la pequeña Hada de color azul, la cual se poso sobre su mano, no sin antes sacarle la lengua al peli azul –Perdónales,… Ya estaban resentidas desde que las llamaste ‘polillas’-  se acerco un par de pasos más para poder quedar frente a él, hincándose para quedar a la misma altura –Realmente lamento el haber interrumpido tu descanso, pero es poco usual que un estudiante se introduzca al bosque… Mas cuando el aroma a muerte está impregnado en el aire- Aquellos afilados ojos se posaron sobre el rostro del posible menor, observando con sus orbes amatistas cada minúsculo detalle que hacia el contrario.


.
avatar
Lómion Leygraf
Doctor
Doctor

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 03/03/2014
Localización : Siempre esperándote en la enfermería.

Ver perfil de usuario http://preubenprussia.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Algo fuera de lo usual –Priv. Nox-

Mensaje por Nox el Lun Abr 07, 2014 7:58 pm

El tipo, un elfo, reparo en medio de la confusión, tiene las agallas de encontrar la escena divertida, si el brillo de sus ojos y su pequeña sonrisa delatan algo, e inconscientemente logro un gruñido aún con el rostro lleno de golpes de hada. Su actitud cambia considerablemente cuando los estúpidos bichitos se ponen más violentos, disculpándose como si eso ayudara en algo y llamando la atención de los pequeños abusones. Una vez libre de hadas me paso las manos por el rostro, frotando mis mejillas con un ligero quejido en la garganta y apenas reparando en las lagrimillas que se juntaron en mis párpados. Me van a quedar cardenales, eso seguro, y sólo me queda esperar que en el instituto no vayan a pegar el grito en el cielo. Estúpidas normas de apariencia.

El elfo me informa 'amablemente' de mi error -¡como si yo encontrara hadas todo el tiempo!- y le respondo con mi mejor mirada glacial, que me imagino pierde un poco de fuerza viendo que tengo el rostro hinchado y enrojecido y seguramente parece más un estúpido puchero, pero espero que mi mirada exprese todo el rencor que siento. Estoy a punto de recriminarle cuando lo veo acercarse y arrodillarse frente a mi, poniéndome ligeramente incómodo aún cuando me esfuerzo por no exteriorizarlo. Cuando habla de nuevo me deja un poco pasmado, e inconscientemente levanto un brazo e inhalo en espera de reconocer el aroma del que habla. Debe ser porque he olido mi esencia durante toda la vida, pero honestamente no reconozco nada en mí. Siempre creí que carecía de olor personal.

Bueno, perdón—arrastro con sarcasmo, tanto para él como para el hada que ahora descansa cómodamente en su mano. Estúpido bichejo, me hace muecas desde su lugar—. No sabía que aquí atacaran a los intrusos, o a los Reaper para el caso. Tendrá que disculpar mi ignorancia, señor Amo del Bosque—digo toscamente, conciente de lo infantil de mi actuación pero con el orgullo lo suficientemente herido para que no me importe.

Me apoyo en la solidez del tronco a mis espaldas para levantarme, mis piernas temblando ligeramente por el pequeño susto, e intento parecer de lo más molesto mientras deslizo las manos por mi -desaliñado- uniforme, esnifando altivamente para enfatizar mi enfado. Me acomodo el cabello aún si en realidad no podría importarme menos su apariencia, para muy disimuladamente secarme los ojos con la tela de la camisa. Nuevamente le dirijo al elfo -y a su molesta acompañante- la mirada más hostil que manejo, cruzándome de brazos y achicando los ojos.

Si arman jaleo por esto—digo, señalando mi rostro—en el colegio, te voy a culpar a ti—doy unos cuántos pasos inestables para alejarme, pero se me ocurre que ni siquiera sé el nombre de este tipo y culpar a un elfo anónimo no me servirá de nada. No que darle nombre al elfo servirá, tampoco, pero igual. Me detengo, volviendo el cuerpo para encararlo nuevamente—. ¿Cuál es tu nombre?

Gome~:
Ufff, ¡lamento la tardanza! Bloqueo artístico, ¿quién diría que ni siquiera se necesita ser artista para sufrirlo? Pero igual, lo siento. orz


avatar
Nox
Estudiante
Estudiante

Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 18/03/2014
Localización : No bajo tu cama, definitivamente no ahí.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Algo fuera de lo usual –Priv. Nox-

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.